CodeBox.es

Actualidad, Tecnología, Marketing y más

Actualidad Tecnología

¿Qué ha supuesto la entrada de Jeff Bezos al espacio?

Durante muchos años la carrera espacial se vio limitada a los organismos estatales de algunos países, los cuales se crearon con la intención de buscar pruebas de vidas en la luna y otros planetas, ante una eventual posibilidad de que la humanidad tenga que buscar un espacio donde vivir por la destrucción a la que se ha sometido a la tierra.

La entrada de Jeff Bezos al espacio nos ofrece la posibilidad de viajar al espacio

Sin embargo, ahora la posibilidad de viajar al espacio con fines turísticos es una posibilidad, ante la puesta en marcha de nuevos proyectos por parte de algunos multimillonarios que crearon sus propias empresas espaciales, con la intención de explotar los viajes espaciales comercialmente, como es el caso de Jeff Bezos.

El hombre más rico del mundo, como se le considera a Bezos, puede además considerársele como uno de los que van liderando la carrera espacial, ya que ha sido el que consiguió recientemente viajar al espacio y hacer un recorrido de unos 11 minutos, que es el segundo viaje que se realiza con capital privado y con fines no terrestres.

Gracias a esta incursión de Bezos al espacio, ahora los otros multimillonarios que quieren liderar el espacio para su explotación comercial, se sentirán más presionados para alcanzar la misma hazaña que este, por lo que podríamos decir que de ahora en adelante la carrera espacial se ha reiniciado con Bezos liderándola.

Para entender la magnitud de lo que supone que Bezos haya viajado al espacio, es necesario conocer que uno de los tripulantes en su viaje pagó una cifra millonaria a través de una subasta, solo para poder ocupar un puesto en la nave espacial del magnate.

El tripulante de la expedición espacial fue  Oliver Daemen, un estudiante holandés de 18 años, hijo de otro multimillonario, el cual consiguió la cuarta plaza en la nave de la compañía aeroespacial Blue Origin, después de pujar en una subasta por la misma, aunque su oferta fue la segunda más alta, pero el que hizo la oferta de 23,7 millones de euros terminó renunciando a su lugar por motivos no especificados, alegando que en una próxima oportunidad hará uso del mismo.

Además de Daemen, los otros tripulantes en el viaje de Bezos fueron su hermano y la piloto estadounidense Wally Funk, quien fue la primera instructora de vuelo de los Estados Unidos, por lo que su experiencia profesional fue fundamental para la expedición, aunque esta fue rechazada en su momento por la NASA por ser mujer.

Teniendo en cuenta las edades de los tripulantes en ese viaje, Daemen y Funk son los de menor y mayor edad respectivamente, y que pasaron a la historia tras conseguir salir de la tierra en la nave de Blue Origin, propiedad de Bezos.

Millonarios en la carrera espacial

Bezos no es el único millonario que se encuentra obsesionado con la carrera espacial, también hay otros magnates que se han sumado, como es el caso de Elon Musk con su empresa SpACEx, al igual que Richard Branson con Virgin Gallactic, quien recientemente también salió al espacio.

Si bien los proyectos de cada uno para dominar la carrera espacial es diferente, la salida de Bezos al espacio puede ser un incentivo a que más multimillonarios se sumen a esta competencia, por lo que la formación de más empresas espaciales con capital privado puede convertirse en una realidad en los próximos años.

Al ser el espacio un territorio que no ha sido explorado en su totalidad, donde estos magnates podrían explotar todo lo que quisieran de los planetas más cercanos a la tierra e incluso de nuestro satélite, la luna resulta una oferta muy tentadora para ellos, y que podría dejarles muy buenas ganancias si consiguen llevar a cabo sus proyectos tal y como los plantean.

Con Bezos vemos como solo un viaje de 11 minutos le costó millones de dólares a uno de sus tripulantes, algo que podría triplicarse en más en un próximo viaje si el magnate y su hermano se quedan en tierra, cediendo las plazas vacantes a quienes estén dispuestos a pagar o pujar por ellas en otra subasta.

Pese a que a Bezos se le adelantó Branson a su salida al espacio por una semana, los analistas y expertos en temas espaciales aseguran que el proyecto del primero puede ser muy importante para la economía espacial, ya que la compañía Blue Origin tiene planes que van más allá de los vuelos espaciales cortos para los turistas, además de que está respaldada por quien consiguió convertir a Amazon en una verdadera potencia económica.

La puesta en marcha de Bezos en la carrera espacial no es algo reciente, lleva más de 20 años en este proceso, y que inicialmente financiaría con la venta de acciones de Amazon.

Bezos ha declarado que su visión sobre el espacio está influenciada por Gerard K. O’Neill y sus propuestas, quien propuso en 1970 la creación de colonias espaciales en forma de cilindros gigantes, que de hacerse en cantidades suficientes, serían capaces de albergar más personas e industrias que las que hay en la tierra.

Sin importar cuál sea el futuro de Bezos en la carrera espacial, su participación en este viaje al espacio puede incentivar a más personas con capital privado, tanto para la realización de viajes fuera de la tierra a precios millonarios, como a la creación de empresas con capital privado, las cuales se sumarían a la competencia ya existente.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.