• Las nuevas tendencias de las bodas

    Nuptalia detalles de boda originalesEn una boda generalmente es la mujer quien pone más empeño y dedicación de la pareja en la organización del evento. Se trata de un momento realmente importante donde la planificación de todos los puntos debe ser milimetrada y coordinada previamente con tal de evitar que surjan imprevistos que nos puedan hacer perder la cabeza.

    Es importante comprender que a día de hoy poseemos distintas facilidades a nuestro alcance para no tener que llevar todo el peso a nuestras espaldas y podemos contratar a profesionales para que se dediquen a la gestión del evento nupcial. Delegar responsabilidades a otra persona nos puede suponer un gran alivio y además nos puede permitir usar nuestro tiempo para nosotros mismos.

    A pesar del ajetreo también hay cosas muy buenas en las bodas puesto que estamos acompañados de nuestros seres queridos y además, como es tradición, se obsequia al futuro matrimonio con detalles de boda.

    Enturbiar uno de los momentos más importantes de nuestra vida es algo que debemos evitar a toda costa por ello es imprescindible evaluar desde el momento en que se decide contraer matrimonio a tomar decisiones en cuanto a la organización del evento.

    La logística, la planificación y el entendimiento en cuanto a la contratación de proveedores o personal no es algo a lo que la mayoría estemos acostumbrados. Ante esto, debemos analizar si estamos capacitados física y mentalmente para poder sobrellevar la carga que supone estar al tanto de todos y cada uno de los detalles con tal de poder desarrollar el evento nupcial sin que los nervios, el estrés o la frustración se apoderen de nosotros.

    Organizar una boda no es coser y cantar. Ante esto han surgido en estos últimos años, principalmente a finales de los 80, una de las iniciativas que ha dado lugar a una profesión de gran relevancia: los organizadores de bodas. A día de hoy, son un excelente recurso para aquellos que se ven totalmente desbordados  y perdidos ante la planificación de un evento nupcial.

    Pedir y contratar ayuda en una boda es algo natural y relevante si nos vemos totalmente desamparados. Además, puede servir de gran ayuda para que el estrés que pueda generar la planificación de la boda no enturbie la ceremonia.

    En muchos casos el error está en no pedir ayuda a tiempo hecho que condiciona la morfología del evento y nos puede suponer una gran frustración. Debemos entender que pedir ayuda no es algo malo, más bien al contrario puesto que nos puede permitir una vida más flexible poniendo en manos de un profesional aquello que queremos para nuestra boda y, además, nos puede asesorar para poder tomar decisiones de gran interés e importancia.

    Por último, debemos recordar algo que generalmente es obvio y es que la participación en la organización de la boda no es equitativa en la pareja. Generalmente las mujeres son quienes más empeño, esfuerzo y dedicación ponen en ello. Esto no sucede por el desinterés del hombre para la organización del evento si no que se trata de algo más bien natural en los hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *